EL BAÚL DE LA CIENCIA Y CULTURA

ESTE SITIO ES PARA COMPARTIR LAS CURIOSIDADES CULTURALES DIGNAS DE INFORMAR, ADEMÁS, EN ESTE BAÚL CABE, TAMBIÉN, EN LA INFORMACIÓN E INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA QUE ME PAREZCA INTERESANTE DE SABER.... INCLUSO UN POCO DE BUEN HUMOR QUE A VECES NO LE HACE MAL A NADIE.

lunes, 11 de junio de 2012

¿TIENE UN POODLE EN CASA? CONOZCA LOS CUIDADOS PARA LOS PERROS MÀS LONGEVOS.

¿Tiene un poodle en casa? Conozca los cuidados para los perros más longevos

Los exponentes de esta raza son una de las mascotas más comunes entre los chilenos, y los veterinarios aseguran que los cuidados que reciba este perro desde cachorro serán determinantes para que el animal llegue a la vejez en buenas condiciones. Entregarle una buena alimentación, cuidado dental y cariño son fundamentales.


Cuenta la historia que el ancestro del perro Poodle es el Barbet, raza originaria del norte de África que fue llevada por los árabes a la península ibérica en plena Edad Media. Se dice que fue en Francia y Alemania donde se realizaron diferentes cruzas hasta lograr ejemplares de pelaje tupido e impermeable, con el fin de recobrar aves de caza caídas al agua. Y en efecto, la palabra Poodle viene de la voz alemana pudelin, que significa “que chapotea en el agua”.
Fue en las cortes de España hacia el siglo XVII que el Poodle se popularizó como animal de compañía, y así llegó a Chile, donde hay 346 ejemplares de Poodle Toy registrados en Kennel Club, y muchos más en los hogares nacionales.
Una raza de animales que cuenta con ejemplares de 4 diferentes tamaños: toy, miniatura, estándar y gigante, cuyos pesos pueden ir desde los 3 kg. a los 22 kg. Y las variedades más pequeñas de Poodle son las más longevas entre las diferentes razas caninas.
“La esperanza de vida de un poodle se calcula entre los 12 y los 15 años para los tamaños más pequeños, pero puede llegar hasta los 20 años si se le cuida desde cachorro”, señala Denisse Paul, Médico Veterinario de Royal Canin.

CACHORROS

En efecto, es en la primera etapa de la vida la que determina en qué condiciones llegará el animal a viejo, y un problema que comúnmente afecta a estos cachorros es la enfermedad periodontal, producto de las bacterias que se acumulan en las coronas dentales, causando inflamación de la encía o gingivitis.
Cuando esta enfermedad avanza, puede destruir la raíz del hueso, lo que ofrece un riesgo a los perros pequeños, ya que esto debilita la mandíbula. “Cuanto más pequeño es el perro, mayor volumen ocupan sus dientes en la mandíbula”, advierte el experto.
Imagen foto_00000008
Cuando no hay una adecuada higiene oral desde cachorro, se produce un progresivo depósito de sarro sobre la superficie del diente, el cual ofrece una textura rugosa que facilita la adhesión de las bacterias. Pero, ¿cómo mantener la limpieza de los dientes del perro?
Una opción es el cepillado, que será efectivo si se realiza sistemáticamente y si el perro lo acepta. La segunda es permitir al perro masticar alimentos. “Se ha comprobado que morder alimento seco produce un cepillado pasivo de los dientes, siempre que la croqueta tenga una forma y textura adecuada para el tamaño y raza del perro”, explica Paul.

ALIMENTO Y CARIÑO

Desde el primer día en que el pequeño poodle llega a la casa, se lo debe alimentar en dosis de 4 comidas diarias por 5 minutos. A medida que crece, se disminuirá la frecuencia, hasta llegar a 2 porciones diarias. “La transición a los alimentos sólidos requiere gran cuidado porque el cachorro no es capaz de asimilar grandes cantidades de alimentos o de digerir el almidón”, advierte Paul.
Y continua con su explicación: “El alimento para Poodle cachorro debe poseer un nivel de proteínas y minerales adecuado a su raza y edad, para que el perro pueda crear por sí mismo las defensas que antes recibía de la leche materna”, detalla.
A los 10 meses el Poodle termina su etapa de crecimiento y puede comenzar a cambiar su alimento de cachorro por el de adulto. Eso sí, este cambio debe ser gradual. “El amo debe mezclar el alimento de cachorro con el de adulto y aumentar paulatinamente la dosis de alimento adulto, ya que el estómago del perro es sensible a los cambios, y deberá adaptarse a procesar una nueva fórmula”, aconseja el veterinario.
Una buena alimentación durante la edad adulta, basada en una combinación de antioxidantes, permitirá al animalito preservar las funciones cognitivas hasta la vejez, y así llegar en buenas condiciones a los 12, 15, o incluso 20 años.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal