CIENCIA Y CONOCIMIENTOS... Aprendamos sobre los misterios del universo... los invito a leerme...

martes, 23 de mayo de 2017

DESCUBREN LA LAVA MÁS CALIENTE DE LOS ÚLTIMOS 2.500 MILLONES DE AÑOS


Se trata de la "komatita", roca volcánica única y característica de aquel período geológico y que continúa siendo uno de los más enigmáticos en la evolución del planeta Tierra.

Un equipo internacional de geólogos ha descubierto, al estudiar unas rocas volcánicas en Costa Rica, que provenían de la lava más caliente que se conoce de los últimos 2.500 millones de años, según publicó hoy la revista científica Nature Geoscience.
La investigación, liderada por Esteban Gazel, profesor adjunto del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, aporta nuevas evidencias sobre la evolución termal de las profundidades de la Tierra.
El equipo analizó la composición química de unos antiguos ríos de lava preservados en Costa Rica, que hoy forman un conjunto geológico con condiciones de fundición y cristalización similar a la misteriosa komatita del eón Arcaico.
La komatita es una roca volcánica única y característica de aquel período geológico que terminó hace 2.500 millones de años y que continúa siendo uno de los más enigmáticos en la evolución del planeta Tierra, según el profesor Gazel.
Durante el eón Arcaico la temperatura del manto terrestre, situado entre el núcleo y la corteza terrestres, era más caliente de lo que es hoy debido a una gran cantidad de calor radiactivo producido por el decaimiento de elementos como el potasio o el uranio.
“La komatita era una versión supercaliente de ríos de lava como los hawaianos”, explica Gazel, quien añade que “era tan caliente que tenía un brillo incandescente blanco en vez de rojo, y fluía en una superficie planetaria con condiciones atmosféricas muy diferentes, más similares a Venus que al planeta en el que vivimos hoy”.
El equipo de investigadores estudió las rocas del conjunto geológico de 90 millones de años de Costa Rica y descubrió que tenían concentraciones de magnesio tan altas como la komatita arcaica, así como evidencias en su textura de temperaturas extremadamente altas.
Según los geólogos, la concentración de magnesio en basaltos y komatitas está relacionada con la temperatura inicial del magma al fundirse, y cuanto más alta es ésta, más elevado es el contenido de magnesio en las rocas resultantes.
También la presencia de olivino, un mineral verde que es el primero en cristalizar cuando un manto derretido se enfría, ha servido de indicador de la temperatura alcanzada por la lava, ya que cuanto más alta, más aluminio incorpora a su estructura.
El estudio concluyó que el olivino de las rocas estudiadas en Costa Rica cristalizó a temperaturas cercanas a los 1.600 grados centígrados, tan altas como las registradas por olivino en la komatita, marcando un nuevo récord de temperaturas de lava en los últimos 2.500 millones de años.
Para Gazel, lo más “fascinante” de este estudio es que sugiere que la Tierra podría ser todavía capaz de producir magma tan caliente como el de la komatita del eón Arcaico.
Los investigadores aseguran que con la tecnología ahora disponible y estos nuevos datos hay muchas oportunidades de responder cuestiones claves de la evolución geológica y termal de la Tierra, y comprender los mensajes geoquímicos que el manto terrestre envía a la superficie del planeta.

lunes, 22 de mayo de 2017

LA EVIDENCIA DE VIDA EXTRATERRESTRE DEL PLANETA MÁS ANTIGUA ESTÁ EN AUSTRALIA.


Se trata de presencia de vida microbial de unos 3.480 millones de años de antigüedad.

Un grupo de científicos ha hallado la evidencia más antigua de vida terrestre, de unos 3.480 millones de años de antigüedad, en depósitos de aguas termales de Pilbara, en el noroeste de Australia.
El descubrimiento sitúa en un estadio mucho más temprano la presencia de vida microbial en tierra firme, cuya prueba más antigua hasta ahora había sido encontrada en unos depósitos sudafricanos ricos en materia orgánica de entre 2.700 a 2.900 millones de años.
"Hemos ampliado el récord de la vida en la parte terrestre del globo en unos 600 millones de años", dijo a Efe la responsable del equipo de expertos que realizó la investigación, Tara Djokic, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW).
La principal prueba del estudio, publicado en la revista Nature Communication, son los estromatolitos, unos microorganismos que forman una especie de estructura de capas rocosa, que la investigación localizó en los depósitos de las aguas termales de la formación Dresser, en la remota zona de Pilbara.
Los estromatolitos se conocían desde finales de 1970 pero se pensaba que éstos formaban parte de un ambiente marino con bajo nivel de aguas hasta que estudios posteriores los asociaron a las superficies volcánicas.
Fue con el estudio de Djokic y su equipo que se determinó que estos microbios antiguos formaban parte de depósitos de aguas termales formados en tierra, conclusión a la que se llegó tras detectar en ellos la presencia de geiserita.
Este mineral de textura porosa y rico en sílice se forma a una temperatura cercana a la ebullición y solo se encuentra en este tipo de fuentes de aguas calientes.
La antigüedad de estas pruebas es superada por la de restos de actividad microbiana detectados en antiguas fumarolas hidrotermales en el este de Canadá, formadas hace unos 3.770 millones de años, y unas estructuras geológicas en mares poco profundos de Groenlandia ocasionadas por colonias de microbios (estromatolitos) hace unos 3.700 millones de años.
En ambos casos se trata, no obstante, de vestigios localizados en fondos marinos.
Según Djokic, la investigación puede tener implicaciones en el debate sobre el origen de la vida y situar a los manantiales de aguas termales como alternativa a la hipótesis de que la vida se desarrolló en los océanos y después se adaptó en tierra firme.
"El principal punto es que se creía que la vida se originó en los océanos y se trasladó a la parte terrestre mucho después, pero vemos que la vida en esta parte de la tierra comenzó muy temprano de acuerdo a los registros geológicos", enfatizó.
Djokic cree que su estudio "inclina la balanza" en favor del naturalista inglés Charles Darwin, quien sostenía que la vida habría comenzado en "un pequeño charco de agua templada".
Los resultados del trabajo podrían incluso orientar las investigaciones sobre la posible presencia de vida en Marte, según señaló el director del Centro de Astrobiología y Ciencias de la Tierra de la UNSW, Martin Van Kranendonk.
"Los depósitos de Pilbara tienen la misma edad que la mayor parte de la corteza de Marte, lo que hace que los depósitos termales del planeta rojo sean un objetivo fascinante en nuestro intento de encontrar vida fosilizada ahí", dijo en un comunicado Van Kranendonk, cuyo centro participó en el estudio.
El fundador de UNSW, Malcolm Walter, destacó en el mismo comunicado que la región de Pilbara no solo proporciona un rico registro de vida temprana en la Tierra sino que puede ser de utilidad en el llamado planeta rojo.
"(Pilbara) es una región clave para desarrollar estrategias de exploración en Marte para intentar responder uno de los grandes enigmas de la ciencia y la filosofía: ¿apareció vida en el universo en más de un lugar?", se preguntó Walter.

domingo, 21 de mayo de 2017

STEPHEN HAWKING: "TENEMOS 100 AÑOS PARA MUDARNOS DE LA TIERRA O AFRONTAREMOS UNA EXTINCIÓN".


El renombrado astrofísico británico asegura que la raza humana debe enfocar sus esfuerzos en colonizar otros planetas para garantizar su supervivencia.

El físico teorético, astrofísico y cosmólogo Stephen Hawking, en una rueda de prensa de cara al Festival Starmus en Noruega, reiteró su deseo de que la humanidad se una con el objetivo de convertirse en una especie multiplanetaria.
Hawking afirmó que cree firmemente que "debemos comenzar a observar planetas alternativos para habitarlos". Y añadió: "Nos estamos quedando sin espacio en la Tierra y necesitamos romper con las limitaciones tecnológicas que nos impiden vivir en otro lugar del universo".
Días atrás, Hawking había manifestado la necesidad de que la especie humana habite otros planetas el próximo siglo, afirmación que se contrapone a una declaración previa, en la que pronosticaba que a la especie humana le quedaban unos 1.000 años en este planeta. "Tenemos 100 años para mudarnos de la Tierra o afrontaremos una extinción", señaló en esta oportunidad el científico a la BBC. 

Hawking había aseverado también que "una de las principales amenazas a la vida inteligente en nuestro universo es la alta probabilidad de que un asteroide colisione con los planetas" y que los seres humanos deben "escapar de la frágil" Tierra.

sábado, 20 de mayo de 2017

ASÍ APARECIÓ LAS PRIMERAS CÉLULAS VIVAS EN LA TIERRA, Y NO ERAN DE ORIGEN DIVINO.


Los investigadores han descubierto que unas gotas "químicamente activas" en el caldo primigenio que existía en la Tierra pudieron evolucionar hasta convertirse en las primeras células vivas.

Un equipo de físicos y biólogos alemanes ha descubierto un sencillo mecanismo que podría haber permitido que unas gotas líquidas simples evolucionaran hacia convertirse en células vivas dentro del caldo primigenio de la Tierra. Los investigadores publicaron los resultados de su trabajo en la revista 'Nature'.
Cuando se investiga el origen de la vida siempre surge una pregunta central: ¿cómo surgieron las primeras células a partir de los precursores primitivos? ¿Cómo estos precursores, conocidos como 'protocélulas', pasaron a tener vida?
El bioquímico ruso Alexánder Oparin, el primero en proponer la existencia de un caldo primigenio caliente que sirvió de fuente para los primeros comienzos de la vida, sugirió en 1924 que estas protocélulas misteriosas podrían haber sido unas gotas líquidas.  
Según su teoría, estas se constituyeron en unos recipientes sin membrana formados naturalmente que concentraban productos químicos y por lo tanto alimentaban reacciones. Pero ni él ni nadie más logró explicar cómo estas gotas simples podían haber proliferado, crecido y evolucionando hasta convertirse en las primeras células vivas.

Gotas convertidas en células 

Ahora, un nuevo trabajo de David Zwicker con investigadores de la Sociedad Max Planck (Alemania) propone otra explicación. Estos científicos estudiaron la física de pequeñas gotas "químicamente activas", que reciclan componentes químicos dentro y fuera del líquido circundante y descubrieron que estas gotitas tendían a crecer hasta alcanzar el tamaño de células y se dividían al igual que ellas.
Este comportamiento de "gotitas activas" difiere de las tendencias pasivas habituales de las gotas de aceite en el agua, que se agrupan en gotas cada vez más grandes y nunca se dividen.
Si las gotitas químicamente activas pueden crecer hasta un tamaño determinado y dividirse por sí mismas, esto "hace más plausible la idea de que hubo un surgimiento espontáneo de la vida a partir del caldo", explica el biofísico Frank Jülicher, uno de los autores de la investigación.
Este hallazgo puede ayudar a dibujar el posible escenario del comienzo de la vida si se explica "cómo las células hicieron hijas", declara David Zwicker, el autor principal del trabajo e investigador postdoctoral en la Universidad de Harvard. "Esta es, por supuesto, la clave si se estudia la evolución", añadió.

viernes, 19 de mayo de 2017

¿QUÉ PASARÍA SI LA TIERRA EMPEZARA A GIRAR MÁS DE PRISA.


El aumento del nivel del mar o las interrupciones en las comunicaciones por satélite serían solo algunos de los trastornos, que se volverían tanto más catastróficos cuanto más rápido girase nuestro planeta.

¿Sabemos a qué velocidad gira nuestro planeta alrededor de su eje? La revista 'Popular Science' recuerda que eso depende de en qué parte del mundo nos encontremos, ya que la Tierra gira más rápido alrededor de su "cintura".
Un punto en el ecuador (la mayor circunferencia del planeta) tiene que desplazarse en 24 horas mucho más para completar una vuelta y regresar a su posición inicial que, por ejemplo, Nueva York, que se encuentra en una sección más estrecha de la Tierra.
Si se acelerara la rotación de la Tierra en 2 kilómetros por hora, el nivel del mar en torno al ecuador aumentaría unas pocas pulgadas. "Podrían pasar algunos años en notarse", indica Witold Fraczek, analista de ESRI, empresa diseñadora de software de Sistemas de Información Geográfica (GIS). 
Mucho más perceptible sería el hecho de que algunos de nuestros satélites podrían desviarse de su curso. Los satélites geoestacionarios orbitan nuestro planeta a una velocidad que coincide con la rotación de la Tierra para que permanezcan todo el tiempo posicionados en el mismo lugar.
Si la velocidad de rotación del planeta aumentara, entonces los satélites ya no conservarían sus posiciones, lo que significa que las comunicaciones por satélite, la difusión televisiva y las operaciones militares y de Inteligencia podrían quedar interrumpidas, al menos temporalmente.
Aunque esto podría perturbar la vida y la comodidad de algunas personas "no debería ser catastrófico para nadie", según Fraczek. Ahora bien, los trastornos serían mucho más catastróficos cuanto más rápido girásemos. 

Ingravidez

La fuerza centrífuga creada por la rotación de la Tierra trata constantemente de lanzarnos fuera del planeta (imaginen a un niño en el borde de un carrusel que gira a toda velocidad). Por ahora, la gravedad es más fuerte y te mantiene en la superficie, pero si la Tierra girara más deprisa, la fuerza centrífuga aumentaría de manera significativa, explica el astrónomo de la NASA Sten Odenwald.

Si pesas alrededor de 70 kilos en el Círculo Polar Ártico, podrías pesar medio kilo menos en el ecuador, debido a la fuerza centrífuga extra que se generaría a medida que el ecuador gira más rápido. 
Odenwald calcula que si el ecuador acelera hasta alcanzar los 28.390 kilómetros por hora, la fuerza centrífuga sería lo suficientemente grande como para que fuéramos ingrávido.

Un constante desfase horario

Cuanto más rápido girase la Tierra, más cortos serían nuestros días. Con un aumento de la velocidad en 2 kilómetros por hora, el día se acortaría solo en torno a dos minutos y nuestros relojes biológicos, que se ajustan a un horario muy estricto de 24 horas, probablemente no lo notarían.
Sin embargo, si girásemos 150 kilómetros por hora más deprisa, un día duraría tan solo 22 horas y la ausencia de dos horas requeriría un ajuste casi imposible para nuestros organismos. El cambio de la longitud del día probablemente arruinaría las plantas y también afectaría a los animales. 

Huracanes más fuertes

Si la rotación de la Tierra se acelerara lentamente, no notaríamos una gran diferencia en los vientos y en los patrones climáticos.

Sin embargo, si la velocidad se incrementara de forma más drástica, el clima se volvería mas extremo y más destructivo. "Los huracanes girarían más rápido" y "habría más energía en ellos", subraya Odenwald.

Inundaciones

Un aumento extra de la velocidad en el ecuador haría que el agua en los océanos comenzara a acumularse allí. Con un aumento de 100 kilómetros por hora, el ecuador comenzaría a 'ahogarse'.
"Creo que la cuenca del Amazonas, el norte de Australia, por no hablar de las islas en la región ecuatorial, se sumergerían bajo el agua", insiste Fraczek, que aclara que con el doble de velocidad en el ecuador, lo que haría que la Tierra girase 1.600 kilómetros por hora más deprisa, el escenario sería claramente "un desastre".

Terremotos

A velocidades muy rápidas, la corteza terrestre también se desplazaría, aplastándose en los polos y elevándose alrededor del ecuador.
"Tendríamos terremotos enormes", concluye Fraczek. "Las placas tectónicas se moverían rápidamente y eso sería desastroso para toda la vida en la Tierra", advierte.

jueves, 18 de mayo de 2017

REVOLUCIÓN MÁS ALLÁ DE LA FÍSICA: EL CERN INAUGURA SU NUEVO ACELERADOR DE PARTÍCULAS (FOTOS, VIDEOS).


El Linac 4 permitirá mediciones más precisas de partículas y ayudará al desarrollo de aceleradores portátiles, con aplicación en el campo de la medicina y la industria.

Este martes, la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés), inauguró su nuevo acelerador de partículas lineal conocido como 'Linac 4' que mejorará la potencia del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés), con el propósito de obtener una mayor cantidad de datos en la búsqueda de nuevos descubrimientos en diversos campos, más allá de la física.
"El Linac 4 es un inyector moderno y el primer elemento clave de nuestro ambicioso programa de actualización, que proporcionará más luminosidad [cantidad de colisiones de protones en un período definido de tiempo] al LHC y aumentará considerablemente el potencial de los experimentos", expresó en una rueda de prensa Fabiola Gianotti, directora general del CERN.
La construcción del acelerador, de casi 90 metros de largo y ubicado a 12 metros bajo tierra, llevó aproximadamente 10 años y tuvo un costo cercano a los 100 millones de dólares. Hace parte de una cadena de cinco aceleradores de distintas dimensiones con los que cuenta el CERN y se calcula que triplicará la producción de energía en relación a su predecesor, el Linac 2, con 39 años de funcionamiento.

De acuerdo con el portal Phys.org, este es el primer paso para aumentar la luminosidad general del LHC en cinco veces hacia el 2025, y así obtener hasta 10 veces más datos que en la actualidad. De esta forma, el Linac 4 permitirá mediciones más precisas de partículas y ayudará al desarrollo de aceleradores portátiles, con futuras aplicaciones en el campo de la medicina y la industria.


Se prevé que la utilización de protones o iones ligeros podría ayudar en el campo del diagnóstico médico y el tratamiento de tumores cancerígenos. Por otro lado, ha comenzado a utilizarse para datar y estudiar la composición química de obras de arte, en procesos de restauración y para identificar falsificaciones. Actualmente el museo de Louvre, en París, cuenta con un acelerador lineal de pequeñas proporciones.

miércoles, 17 de mayo de 2017

EL FASCINANTE MAPA INTERACTIVO DONDE PUEDES VER EL RECORRIDO OCULTO DE LOS CABLES MARINOS QUE NOS CONECTAN A INTERNET.



Miles de kilómetros de cables atraviesan las profundidades marinas conectando países y continentes. Son las "venas" de internet, los tubos de fibra óptica que se esconden en los océanos. Gracias a un mapa interactivo puedes verlos todos y conocer su recorrido.


En las profundidades marinas hay miles de kilómetros de cables que hacen posible que puedas leer este artículo en estos momentos desde tu computadora o celular.
En total, hay 293 cables. Algunos de ellos están “activos” y otros “bajo construcción”, a la espera de ser terminados antes de que acabe el año.
Son las “venas” de internet que hacen posible que la red funcione. Y gracias a un nuevo mapa interactivo puedes ver cómo son y cuál es su recorrido.
Submarine Cable Map 2017es una base de datos “gratuita y actualizada” de la consultora de telecomunicaciones TeleGeography.
Se trata de un proyecto online en el que puedes observar”los cables que conectan el mundo bajo los océanos” y los cambios que ha habido en las rutas entre 1996 y 2015, explica la firma estadounidense en su sitio web.

Desde Miami hasta Japón

Muchos de estos cables -la mayoría pertenecientes a Google, Facebook y varios gigantes de telecomunicaciones- viajan a través del Océano Atlántico, conectando Europa con el contiene americano.
El primero de estos grandes tubos transoceánicos que se construyó fue el que conecta Reino Unido con Estados Unidos.
La primera “vena” de internet comunicó Reino Unido con Estados Unidos. Así lo muestra esta imagen extraída del Submarine Cable Map.


“Primero fue de cobre para operar el servicio de telégrafo, luego en la era de internet pasó a ser de fibra óptica”, le contó a BBC Mundo Josep Pegueroles, profesor del Departamento de Ingeniería Telemática de la Universidad Politécnica de Cataluña.
Y desde Miami, varios llegan hasta Centroamérica y Sudamérica.
Algunos de los cables de internet abarcan varios países del continente, partiendo desde Buenos Aires hasta Brasil o Puerto Rico.
A su vez, el SAC/LAN nace en Guatemala y llega hasta Ecuador, Perú y Chile.
Y en el Caribe confluyen varias redes que crean un mosaico de cables de los cuales apenas dos llegan a Santiago de Cuba.
Hoy día, decenas de cables viajan entre países centroamericanos y del Caribe.

En Sudamérica, los cables atraviesan el Atlántico hasta llegar a las costas de Lisboa, Portugal.

En el otro lado del mundo, los cables submarinos atraviesan las aguas del Mediterráneo, partiendo desde España para pasar por Italia y Egipto, navegar el Mar Rojo y recorrer las aguas del Océano Índico.
Y en Asia atraviesan el Mar del la China Meridional y el Mar de la China Oriental, creando una amalgama de tubos de fibra óptica que conecta Hong Kong con Corea del Sur, Japón y el Sureste Asiático.
En Japón se encuentra el más profundo, a 8.000 metros, la altura del Everest.
El material que se utiliza es fibra óptica.

Entre tiburones y barcos

Internet es un servicio global que es posible gracias a más de 1 millón de kilómetros de cables que conectan 11 países costeros.
Algunos son más resistentes que otros. Por ejemplo, los de Reino Unido y Estados Unidos superan a los del resto del mundo.
Pero pueden llegar a dañarse.
“Los accidentes con buques pesqueros y anclas de barcos ocurren en dos tercios de las fallas de cables de internet”, se lee en el blog deSubmarine Cable Map 2017.
En el continente asiático, Hong Kong es uno de los puertos principales de internet.

El Mediterráneo también está lleno de cables.

Factores ambientales como terremotos también pueden perjudicarlos”, agregan.
Otros motivos menos probables que pueden causar daños en la red son los sabotajes deliberados y los mordiscos de tiburón.
En 2014, los proveedores de telecomunicaciones de Ucrania informaron de interrupciones del servicio internet debido a actividad militar rusa en la península.
Los tiburones pueden suponer un problema, aunque son raras las ocasiones en las que llegan a morder los cables.

Visto así, los cables de internet podrían parecer vulnerables. Pero no lo son.
En general, es bastante raro que ocurran este tipo de problemas.
El entramado actual de cables de fibra óptica atraviesa océanos y mares enteros, llevando el tráfico de internet de todo el mundo.
Más del 95% del tráfico de voz y datos pasa por esa infraestructura, desde las llamadas internacionales que hacemos hasta los mensajes que mandamos, y nuestras conexiones online.